Nuevos Comienzos

Unas de las cosas que más me habían gustado de haber nacido y ser criada en el estado de New York era el cambio de temporadas. Al mudarme a Puerto Rico y luego a Florida pude ver lo mucho que lo echaba de menos. En Puerto rico al igual que aquí en Florida los cambios no son tan notables como en le norte de los Estados Unidos. Cada temporada era especial y las disfrutábamos grandemente.

Los veranos eran de playas, parques, muchos ejercicios en la piscina y toma de sol, preparando nuestro cuerpo para el cese de actividad que vendría por el invierno. Que bello cuando entraba el otoño , los colores eran espectaculares. Aunque era una temporada que anunciaba la muerte de algunas plantas , flores , el dormir de los árboles y hierba y la venida del invierno no obstante venia como alivio del calor del verano que a veces era insoportable.

A nadie le gustaba el invierno con el frio y la nieve sin mencionar las tormentas . Mas cuando éramos niños esperábamos con ansias los días de jugar en la nieve y las celebraciones de navidad con toda las decoraciones luces y regalos.

Mi preferencia siempre ha sido la primavera. Yo la llamo la temporada de Nuevos Comienzos. Desde la brillantez del sol , la frescura del aire , las flores nuevas, la hierba y arboles verde. Todo esto lo comparo a mi caminar con Dios y puedo ver como Dios utiliza principios similares para tratar con nuestra vida y así llevarnos a niveles mayores de crecimiento. Como esposa y madre no estoy muy a gusto con los cambios y mucho menos cuando son drásticos y al instante. Siento seguridad en lo familiar y constante. Aunque muchas veces los cambios o circunstancias en nuestra vida nos desestabilizan, si permanecemos firmes en las promesas del señor podemos ver el plan de Dios en cada momento. Jeremías 29:11 (NVI) Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes afirma el Señor, planes de bienestar  y  no de calamidad  a fin de darles un futuro y una esperanza

No todos los cambios son iguales ,pero necesarios . Al igual que el verano hay temporadas en nuestra vida que exige preparación , ejercitarse y trabajar avanzando para otra etapa de nuestra vida. En otra época como el otoño Dios trata con nuestra vida para que pongamos a muerte cosas en nuestra vida que se interponen al destino de Dios para nosotros. Es un tiempo de cesar de actividades que roban nuestro tiempo y nuestra relación con Dios.

El invierno representa un tiempo de silencio y soledad , de meditación y arrepentimiento. Esto para muchos no es un tiempo muy a gusto pero si nos sometemos a Dios el nos saca victoriosos.

Gloria Dios porque siempre viene el tiempo en nuestras vidas d nuevos comienzos. Nuevas ideas, nuevas oportunidades, nuevas misericordias, nueva pasión, nuevos propósitos, nuevos caminos, nuevas provisiones, nuevas fuerzas nuevos pactos, nuevos avivamientos, n nuevas abundancias. Hace unos años atrás Dios me dio el siguiente versículo en un momento crucial de decisión para mi vida y la de mi familia. Lo lindo aún es que sigue hablándome por esta palabra desde entonces en cada situación que he vivido. Es palabra viva y a Dios es siempre un Dios de nuevos comienzos. La fuente de revelaciones y planes de Dios es inagotable. Cuando creemos que hemos llegado a un fin el empieza hacer algo nuevo y nos sorprende. Isaías 43:18-19(NVI) “ olviden las cosas de antaño , ya no vivan en el pasado. Voy a hacer algo nuevo! Ya está sucediendo, No se dan cuenta? Estoy abriendo un camino en el desierto, y ríos en lugares desolados

Pastora Evelyn Chaparro